Creación del mundo

Râma dijo:
Reverendo señor, ante todo te suplico que me expliques por qué Vyâsa todavía
está entre nosotros, mientras que su hijo Suka ya ha conseguido la emancipación final
que conocemos por moksha o nirvâna.

Vâsishtha respondió de este modo:
Innumerables mundos han sido creados y destruidos desde el origen de los
tiempos. En este mismo momento, el número de universos existentes es inconcebible.Todo eso puede ser inmediatamente comprendido en el propio corazón, porque los
mundos creados sólo son deseos que brotan en el corazón como castillos en el aire.

Los seres vivos evocan esos mundos en su corazón y mientras están vivos
permanecen sujetos a la ilusión que ellos mismos imaginan; cuando mueren, evocan
otro mundo que reproduce en cierto modo su experiencia anterior, de forma que unos
mundos van surgiendo de otros, como las capas de las plantas van naciendo unas
sobre otras. Ni el mundo material ni esta forma de creación son verdaderamente
reales; sin embargo tanto el vivo como el muerto piensan y sienten que son reales. El
engaño sólo se prolonga por la ignorancia de la verdad.

En este océano cósmico de existencia en el que nos adentramos en el yoga, brotan por todas partes infinidad de seres iguales y diferentes. Vyâsa está en el nivel veintitrés del curso de su existencia. Como otros muchos sabios, tiene que sufrir todavía varias reencarnaciones con cuerpos iguales y diferentes. En la actual reencarnación, Vyâsa es sin duda un sabio liberado.
Pero los sabios también se reencarnan muchas veces y desempeñan en este mundo
papeles muy diversos. Ha habido varios Vyâsa y muchos Vâlmikîs, como diversos
Bhrigus y Agastyas a lo largo de los ciclos cósmicos.

Lo mismo que el agua, quieta o en movimiento, siempre es agua, la sabiduría de
los liberados permanece idéntica a pesar de su aspecto exterior cambiante. Ese
aspecto sólo parece real a los ojos del ignorante. Para darle solución es importante el yoga on line.